El café de hoy.

Descansa tus hombros. Suelta un poco, deja que todo fluya.

Aprendamos a soltar y dejar un poco que todo fluya. 


Acoplarnos a las responsabilidades que nos corresponden y dejarle espacio y descanso a nuestros hombros en vez de apresurarnos al estrés, a la angustia y a la prisa que más de uno igual que nosotros pueden resolver.

No siempre tienes que ser la primera en llegar, la primera o única en pagar, la primera en socorrer, la primera en resolver los asuntos de los demás.


Dejemos que todo tome su curso aún cuando nuestra responsabilidad y reputación esté en juego. Cumplamos con nuestra parte y hagamos eco del buen ejemplo sin auto lesionar nuestras emociones, energía y salud física y mental.

Esto no tiene porque hacernos insensibles o indiferentes ante las circunstancias que se presenten a nuestros ojos. Si no es tu pareja o tus hijos, o como mucho tus padres, dicha emergencia podrá ser resuelta por alguien más con la misma eficiencia que tú, con la misma sensibilidad que tú, con la misma prisa que amerita.


Es tu tesis, es tu exposición, es tu informe, es tu rendición, pero la responsabilidad está distribuida. Cumplamos con nuestra parte y no nos enfoquemos tanto en la posible falla de los demás. Es una vida, es nuestra salud, es nuestro bienestar.

Te encantará el el siguiente Podcast que nos ha motivado a escribir sobre el tema.

Dale un clic a la imagen y te llevará directamente a este episodio.


Artículo formulado y redactado por @claribeltorres1

Plasmo pensamientos, sentimientos y vivencias en letras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.