El café de hoy.,  Experiencias propias,  Experimentos Sociales

Desigualdad digital. El éxito ficticio actual.

Desde que él ‘’éxito’’ se relaciona con logros en la vida digital, parece que cada vez es más fácil y rápido obtenerlo. Sin detenernos a pensar la ficción y la compra. 

Desde cuándo una métrica digital nos diferenció de superior a inferior persona. Desde cuándo los números digitales nos hizo más y menos importantes. 

Desde cuándo nos volvimos pésimos expertos con un clic sin recorrer una trayectoria de sacrificios, lecciones y experiencias. 

Desde cuándo nuestras vidas se diferenciaron de más valiosa que la mía, un individuo más influyente que otros siempre ha existido, pero qué nos diferencia como humanos? 

Desde cuándo tu ascenso me hace menos persona que tú? Un idioma, un visado? 

Desde cuándo un título te hizo mejor humano que a mi? Un libro no te hará un intelectual en horas, te cultivará, pero estamos obviando otros complementos que se consiguen con el tiempo, con la práctica, la experiencia. 

Desde cuándo quedarnos en casa nos hizo menos importante que los que van obligados a cumplir una rutina detrás de una jubilación? 

Cuando se apagan las pantallas y baja el telón, todos tenemos algo en común! Ansiedad y FRUSTRACIÓN! 

Estamos frustrados porque nos estamos comparando, nos estamos auto diferenciando, nos estamos auto devaluando ante los que hacen justo lo contrario, se creen mejor, aseguran ser superiores, vociferan tener mejor estilo y calidad de vida. 

Mis abuelos no competían por quién tuviera más tierra, se compartían el proceso de la siembra y la cosecha la dividía, intercambiaban beneficio. Una muestra de que estamos aquí con 1 sola y única oportunidad de vida, cualquier mañana ya no la tendremos y dónde terminaremos si tenemos mucho en común, entierro y olvido, en todos los sentidos de la palabra. 

Indaguemos sobre la obsolescencia que también es para humanos! 
 

En la historia de la humanidad, la convivencia cultural y social no había tenido más grave el ego que en la actualidad. Y las redes sociales lo incuba.


Artículo redactado por

Plasmo pensamientos, sentimientos y vivencias en letras.

4 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.