El café de hoy.

El caramelo envenenado.


Todas tus desventajas vienen en un simulado y atractivo caramelo envenenado.

Inicia desde una dulce primera capa, seguido de un agrio sabor dejando una sensación del amargo que termina en el veneno.

Esa entusiasta entrevista laboral, esas primeras citas pasionales, esos encuentros familiares o interacciones sociales.


El caramelo envenenado no es más que la caricia que recibe el caballo cuando lo van a montar.
No es más que la simpatía y empatía que muestran los maquiavélicos.


No es más que la intro y creación de escenario que caracterizan a los oportunistas, los aprovechados.


El caramelo envenenado viene en atractivas presentaciones tóxicas, y lo portan la familia, los ambientes laborales, los círculos sociales y las relaciones pasionales.


El caramelo envenenado es el arma de quien apuesta contra ti, no contigo. Es el arma de esos a los que les estás por afectar sus intereses. Es el arma de los que conocen tu talon de Aquiles, tú vulnerabilidad.


El caramelo envenenado es aquel llamativo cargo con miserables condiciones salariales.
El caramelo envenenado lo portan aquellos que solo te buscan cuando te necesitan y se dan a conocer por acercarse de apoco antes de sacrificarte.


El caramelo envenenado viene en envolturas emocionales, en papel de carisma y víctimas.
El caramelo envenenado se disfraza de ventajas y oportunidades, de cambios favorables y complicidad.

Es una amistad disfrazada de hermandad. Es una relación repleta de ilusiones y promesas sin acción. Es un ascenso fértil en trabas. Es una relación familia emocionalmente tóxica, desgastante que no conduce a ninguna parte.

Lo que lo hace peor es que este caramelo no es gratis, por el contrario, tiene un alto costo. Te cuesta dinero, desgaste emocional y el más caro de todos, tu tiempo.

Se disfraza de empatía y de apoyo, de razones y adulaciones.

Es el más utilizado porque se vende, a los ingenuos, a los bien intencionados, a los desinteresados. A los soñadores, a los creyentes.


Todos alguna vez los hemos ofrecido y consumido. Todos una vez al año lo ofrecemos o probamos. Incluso sin intenciones negativas.
Es importante percatarnos de considerar el ganar ganar cuándo se trate de necesitar a los demás.

Se crean con las circunstancias y es la razón por la que somos susceptibles a consumirlo u ofrecerlo incluso sin notar. (En aislados casos).

Solo el amor propio, ser cultas, tener autoestima, la autoconfianza y la autovaloración es la vacuna y el antídoto!

Reflexión y redacción por

Claribel Torres

Comparte tus escritos vía [email protected]

Plasmo pensamientos, sentimientos y vivencias en letras.

14 Comentarios

  • Anónimo

    El caramelo envenenado: el pica pollo y los 500 pesos en las elecciones.
    El caramelo envenenado: la fundita antes de las elecciones.
    El caramelo envenenado: el pago de la receta antes de las elecciones.
    El caramelo envenenado: el arreglo de la casita antes de las elecciones.

    Pero resulta que el equilibrio del universo le devuelve todo, y se comieron los caramelos y se envenenaron ellos.

  • Elizabeth

    Con quienes me estoy relacionado? A caso son caramelos que a la vuelta dejarán ese amargo?? Ojo en nuestro día día lo vemos… fascinando en leerte

  • ANA María

    Es un tema complejo!! Aveces no podemos ver la maldad de lo que esta rellena “la ayuda brindada”… Las ofertas de otros puestos de trabajo con la envoltura que nos la presentan son atractivos pero cuando toca comer sale lo amargo.. somos tentados por colores y sabores cuando nos proponen realizar actos que no van a corde a nuestras creencias o nuestros principios.. y como dices una que otra vez somos víctimas de estos..

  • Omaira

    Me encanto ! Lo leí detenidamente, ya que los caramelos envenenados nos rodean día a día y hay que evitar consumirlos. También debemos evitar ser nosotros ese caramelo.

      • Hans

        Muchas veces esos caramelos nos seducen por la cama dulce, sin saber el el amargo está detrás. Por eso tenemos que ser bien cuidadosos a quien le dedicamos nuestro tiempo y nuestras amenas conversaciones ya que puede ser una trampa para al final terminar perjudicándonos, excelente tema, me gustó mucho!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.