La Musa

DE HATERS A COMPAÑERAS

Queridas damas, cuántas veces escuchamos hablar sobre los haters, pero cuando tocamos este tema solo lo asociamos con la vida virtual, las redes sociales, los medios digitales. Pero también existen en ambientes laborales.

Cuántas no hemos caído con el pie izquierdo en una oficina, y se va tornando un ambiente laboral indeseado, el que nos hace dudar entre seguir o continuar. El que nos hace más pesado alistarnos cada mañana para pasar todo el día allí, en ese ambiente pesado y tenso.

Esta es mi experiencia.

Cuando dejas el mundo laboral y emprendes, comienza la magia que inicialmente es positiva, pero de nosotros depende como asumirla y manifestarla como tal y somos justo nosotros mismos lo que consciente o inconscientemente la tornamos de blanco a gris.

En mi experiencia de emprendimiento desarrollé muchas cualidades que desconocÍa de mi, algunas fueron insertadas con lecturas, curso talleres, socialización y el trillo de la experiencia.

Dentro de esos valores me encontré con la máxima expresión de la comprensión, la tolerancia, la comunicación, la sencillez, la empatía en especial. Valores que te regalan los clientes, suplidores y colaboradores en el proceso de tu labor.

Pues, justo esto es lo que muchas veces no encontramos y peor aun, no llevamos a los espacios laborales en las oficinas en la posición empleado.

Cualidades que resaltan en el liderazgo, en el don de mando, en la imperfecta, pero apropiada armonía requerida para habitar en ese espacio y entorno en el que pasa mas tiempo que en tu casa, con personas que son tu familia mas próxima, mas cercana, pues con estos compartes mas tiempo y espacio.

Pero para no extender el estreno de esta entrada, la primera en el blog.

Mi experiencia trata de una dama y muy culta que esta de cumpleaños hoy.

Mi ex compañera de oficina Gabriela, porque me volví a independizar, (otro tema a tratar).

Hoy quiero dedicarle esta primera entrada no solo por ser su día especial, sino por ser ella una de las personas mas especiales que en esa etapa y experiencia conocí.

Llegué a una oficina familiar para mi porque tenia años en el entorno, pero desde otro ángulo, me encuentro con esta chica aparentemente simpática, dulce, diligente y servicial que mas tarde en el proceso y trayecto laboral de 2 años paralelo a una maestría compartida, entramos en un torbellino de mucha presión, estrés, laboral y profesional.

En mi lucha tolerancia interna era la tipa, la chama, oh mi Dios que difícil de comprender, de tratar, de complacer y de socializar.

Misma linea que hoy transformo en, oh mi Dios que chica tan fuerte, que valiente, que heroína. Que admirable.

Vieron? Como pase de una expresión a otra? Ya notaron el cambio radical?

Pues ella solo era víctima de crudas y crueles circunstancias de la vida. Cada quien tiene su historia, sus vicisitudes, sus dificultades y complejas circunstancias, cada quien tiene su propia batalla interna y externa.

Factor al que humanamente no nos interesamos en considerar, pensar, tomar en cuenta e incluso oportunamente suponer y transformar para bien.

No me adentré a su vida intima porque solo fue un trato meramente profesional. Pero hoy puedo enlistar las lecciones que de ella aprendí.

A nunca dejar de practicar los valores y enseñanzas, esos que me habían regalado los clientes y suplidores en mi papel de emprendedor. Y tu dirás, pero y no te lo enseñaron en casa?

No! No todos los valores se aprenden en casa, cada circunstancia y experiencia demuestra algo nuevo, valores acorde a la persona, al ambiente, a la circunstancia que se de en el momento, en la etapa.

Finalmente queridas damas.

Mi lección a compartir es la siguiente.

No juzgues de inmediato a ese compañero/a en tu entorno laboral, se consciente de primera instancia de tu parte que mañana podría ocurrir una rotación, un traslado e incluso un cambio de oficio y/o empresa.

Recuerda que mas que un empleado cerca de ti es un compañero, es un ser humano, que esta luchando sus propias batallas, aun si pareciera estar en tu contra en todo momento y ocasión, aun si pareciera que te la pone en china. Solo es cuestión de tiempo, tolerancia, comprensión y de primera acción, la comunicación.

Fue mas de una las veces que Gabriela y yo como ocurren en las relaciones de amor, nos sentamos lejos de todos a conversar, a expresar nuestro pensar, nuestra angustia y disgustos mutuos propio de circunstancias laborales de nuestro oficio compartido.

Y con el tiempo ese fue el factor que de a poco nos transformó de haters a compañeras.

Querida dama, no le caes mal a nadie, y nadie debería caerte mal a ti, solo hace falta comunicación, empatía y comprensión.

Hoy quiero contigo desearle un dulce y tierno feliz cumpleaños a mi compañera Gabriela. Ella es un ser de luz, un diamante, una joya, una dama culta y emprendedora.

En nombre de la comunidad damas y cultas.

Feliz cumpleaños Gaby.

Me despido con fotos recuerdos de esa hermosa etapa que estaría siempre dispuesta a regresar. Seamos siempre positivos y eso nos dará frecuentes momentos felices.

Gaby y yo con nuestras compañeras en la oficina.

Fuera de la oficina.

En la maestría de la que en octubre Dios mediante nos graduaremos.

Un día Gaby no pudo asistir a una exposición en la maestría y confió en mi intelecto para representarla en su participación.

En mi despedida cuando las circunstancias familiares, maritales y de la vida me obligaron a renunciar.

Memorias.

Plasmo pensamientos, sentimientos y vivencias en letras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.