La Musa

Una cultura que me juzga por ir sola a un bar.

En otros tiempos, de manera natural se consideraba cualquier mujer como dama, sin importar diferencias que varían entre, el estatus o nivel social, cultural, económico o el origen.


Pero los tiempo han cambiado, es la era en la que luchamos arduamente por ser tratadas como tal. En una época de comportamiento humano y social tan liberal, de desenfreno y libertinaje desmedido, nos cuesta muchísimo mas ganar respeto y lugar en los diferentes estratos sociales.

Sobre todo y más importante aun, pequeños detalles como ir por un café a solas a cualquier lugar o un trago después de un largo día de trabajo, estos comportamiento ya nos intimidan, nos cohiben, nos inhiben porque exponernos a solas en publico genera intriga, dudas y especulaciones.
Confieso una experiencia?


Estuve en un lugar de nivel clase media alta en el centro de mi ciudad, improvisé tomar un trago a solas, había sido un arduo fin de mes. El trato recibido en los primeros minutos fue cordial, amable y servicial, pasada la primera hora por decirlo así, ya el trato no fue el mismo, pude sentir el acoso de las miradas de los comensales que amenizaban el lugar, las acusaciones de los observadores que administraban el local.


Repasé visualmente mi vestimenta y mi vestuario era muy conservador, pues no exhibía mis atributos, no era mas que cualquier chica normal de 30 con atuendo semi casual, nada llamativo. Solo buscaba un respiro, un rincón, un lugar elegante, ambientado y seguro.


No suelo llevar sortija y no recuerdo otro momento en la vida que deseara tanto un enorme diamante falso en mi anular. Pensé y sentí apaciguar así la tensión que viví.


Me vestí como dama, me comporté como culta, no pasé de sentirme acosada y juzgada, pero no fui irrespetada, como mínimamente hubiera ocurrido de no haber tenido el comportamiento, el protocolo y la actitud.
Y definitivamente si!


Se puede vestir como dama, pero necesariamente comportarse demostrar que soy culta!


Plasmo pensamientos, sentimientos y vivencias en letras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.